home Noticias Sanidad, Tratamientos Aprobados tres nuevos medicamentos contra el mieloma múltiple. Administración Norteamericana

Aprobados tres nuevos medicamentos contra el mieloma múltiple. Administración Norteamericana

La Administración sanitaria norteamericana ha aprobado tres nuevos fármacos para el tratamiento del mieloma múltiple para aplicarlos en casos en los que los pacientes ya hayan recibido terapia previa. El mieloma múltiple es una variedad de cáncer que afecta a la médula ósea y que desencadena un aumento de las células plasmáticas anormal.

Los medicamentos en cuestión son el Daratumumab, el Ixazomib y el Elotuzumab que se podrán usar si el enfermo ha recaído y ha recibido entre uno y tres tratamientos con fármacos al uso con anterioridad.

El Daratummab se prescribirá con el nombre comercial de Darzalex, el Exazombib con el de Ninlaro y el Elotuzamab con el de Empliciti. Sólo este último fármaco puede aplicarse tras al uno o tres tratamientos previos, los dos primeros funcionan bien tras el primero.

Se da la circunstancia de que en la mayoría de todos los casos, los pacientes que sufren mieloma acaban recayendo. Algunos pacientes disfrutan de largos periodos en los que no se manifiesta la enfermedad tras la primera administración de fármacos. Sin embargo, a la larga vuelven a recaer.

Y hay una realidad subyacente a esta enfermedad y es que pocos enfermos se pueden curar definitivamente al día de hoy. Por tanto, los controles paliativos de la enfermedad y el mantenimiento de una calidad de vida razonable son dos estrategias muy importantes con las que encarar esta enfermedad de largo recorrido vital.

El Ixazomib es un inhibidor del proteasoma y se ha autorizado después de que se aplicara en un ensayo clínico aleatorio a 722 pacientes. Al final del estudio se demostró que los pacientes a los que se les aplicó Ixazomib combinado con lenalidomida y dexametasona experimentaron un periodo más largo sin que el mieloma se reactivara que aquellos que sólo recibieron lenalidomida y dexametasona. Los pacientes que recibieron el Ixazomib vieron como su enfermedad se desactivaba por espacio de 20,6 meses, a los que no les fue administrada se vieron libres del mieloma sólo durante 14,7 meses.

Es cierto que en el mercado ya existen dos inhibidores del proteasoma, el Bortezomib y el Carfilzomib, pero es la primera vez que está disponible un medicamento para combatir los efectos del mieloma múltiple por vía oral. Algo que representa una mejora muy importante para los tratamientos específicos.

La aprobación del Daratumumab necesitó de dos ensayos clínicos. En el primero, un 29% de los pacientes experimentaron una reducción total o parcial de la acción tumoral que se prolongó por espacio de 7,4 meses. En el segundo ensayo, un 36% de los afectados experimentaron los mismos beneficios de su dolencia.

La aprobación del Elotuzumab se confirmó tras otro ensayo clínico en el que participaron 646 enfermos que no habían respondido a tratamientos anteriores o que habían recaído. Los pacientes tratados con Elotuzumab en combinación con lenalidomida y dexametasona vieron como su enfermedad se desactivaba por espacio de 19,4,6 meses, a los que no les fue administrada se vieron libres del mieloma durante 14,9 meses.

Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que el Elotuzumab por sí mismo no tiene actividad como agente único, pero si se suma a otros medicamentos, se consigue alargar los tiempos de tratamientos.

Sea como sea, estos medicamentos produjeron efectos secundarios como fatigas, diarreas, neuropatías periféricas y fiebre. El Daratumumab también puede causar una disminución de los glóbulos blancos en la sangre.

El Elotuzumab y el Daratumumab, ambos anticuerpos monoclonales, funcionan como proteínas diana para las células de los mielomas que aún pueden ser parte de terapias para otros tipos de cáncer. El Daratumumab, aunque se demostró capaz de aplicarse con éxito en terapias como agente único, no puede curar el mieloma múltiple, aunque sí puede proporcionar un beneficio para los pacientes que no tienen otras opciones para sus tratamientos.

Este nuevo arsenal de medicamentos, en cualquier caso, supone puntos de partida para la investigación experimental que aún esperan ser explorados.