Inicio Ortodoncia y odontología Carillas dentales de porcelana o composite ¿Cuál me conviene?

Carillas dentales de porcelana o composite ¿Cuál me conviene?

Carillas Dentales
5 (100%) 4 votes

Es posible que, debido a un golpe, a malos hábitos higiénicos en tu boca o, simplemente, al paso del tiempo, tus dientes hayan cambiado de color, presenten tinciones o ligeras desviaciones que afean la dentadura. En Odontología estética existen varios tratamientos entre los que se encuentran las carillas estéticas que pueden hacer que tu boca vuelva a lucir bien. Esto debe hacerse, en todos los casos, después de haber subsanado cualquier problema que pudieses sufrir en ellos o en las encías.

Llegado a este punto, si has hablado con tu dentista, tendrás la duda de si es más recomendable apostar por carillas de porcelana o por el contrario si me convienen más las carillas de composite. Aquí vamos a tratar de despejarlas explicándote para qué sirve cada una y en qué casos se ponen.

 

Las carillas de composite

Las carillas fabricadas en composite poseen una serie de peculiaridades. En primer lugar, este es un material muy parecido al utilizado para llevar a cabo las reconstrucciones y los empastes de las piezas dentales afectadas por la caries. Esto se debe, fundamentalmente, a que, en términos de brillo, color y translucidez, sus propiedades son muy parecidas a las del esmalte original.

Este tipo de carillas suele colocarse cuando el problema estético que padece el paciente puede calificarse como leve. De hecho, solo se ponen cuando las alteraciones de color o tamaño son pequeñas. Pero, antes de nada, es indispensable llevar a cabo el limado de la pieza. Al fin y al cabo, la carilla es una especie de funda que ha de tener la misma forma y tamaño que el diente original.

Por lo general, los especialistas suelen recomendar el uso de carillas de composite cuando se trata de un problema aislado que afecta a una sola pieza o, en su defecto, a varias de ellas que se encuentran separadas entre sí.

Para colocar las carillas de composite es necesario utilizar una resina o cemento estético que garantiza su perfecta adhesión al diente. Sin embargo, esto no quiere decir que sea un tratamiento definitivo. Estos elementos suelen tener una vida útil de entre 8 y 10 años y, además, se pueden retirar y renovar siempre que se desee. De hecho, tu médico, una vez que te las coloque, te llamará a revisión cada seis meses o un año como máximo.

Las carillas de composite son más económicas que las de cerámica. Sin embargo, también poseen una menor calidad y resistencia. Esto se traduce en que pueden perder brillo y pigmentación con el paso del tiempo, sobre todo, si no se cuidan adecuadamente. Poseen la ventaja de poder colocarse en una sola sesión.

Carillas dentales de porcelana

Las carillas dentales porcelánicas o de cerámica suelen ser recomendadas por los especialistas cuando el paciente necesita arreglar estéticamente varias piezas que se encuentran unidas entre sí o, al menos, están bastante cerca. Se caracterizan por ser extremadamente resistentes y duraderas.

Acostumbran a ser empleadas para hacer frente a problemas estéticos realmente graves. Hablamos, en este sentido, de fracturas, decoloración intensa, astillado y separación de las piezas dentales que resulten muy notorias. Brindan la posibilidad de eliminar por completo y definitivamente las manchas en los dientes que origina el consumo de determinados mediamentos como, por ejemplo la tetraciclina.

Este tipo de carillas permiten disfrutar de una sonrisa alta y de dientes cortos y bien alineados. Sin embargo, muchos pacientes se quejan de que, al abrir la boca, muestran demasiada cantidad de encía.

Ya hemos dicho que son más resistentes y duraderas. Evidentemente, esto hace que las carillas dentales de cerámica también sean más caras que las de composite. Sin embargo, este aspecto se ve compensado también al comprobar que su apariencia es mucho más natural y que requieren de un menor mantenimiento.

Tampoco son talladas sobre el diente por parte del odontólogo, sino que es un especialista el que, tras haber tomado el molde, las lleva a cabo en un laboratorio. Esto tiene el hándicap de que, para ser colocadas, requieren de varias visitas a la clínica.

¿Las carillas dentales poseen contraindicaciones?

Podemos decir, desde el primer momento, que las carillas dentales son válidas para prácticamente todas las personas sin excepción. De hecho, el sexo o la edad no son inconvenientes siempre y cuando se posee la dentadura definitiva. Sin embargo, hay casos en los que no es recomendable colocarlas.

Por ejemplo, cuando el paciente se presenta en la clínica con un apiñamiento severo de sus piezas dentales o con determinados defectos en la relación de sus arcadas dentarias, lo normal es que el odontólogo no se las coloque. Esto se debe, fundamentalmente, a que es bastante complicado que las carillas queden bien cuando se padecen estos problemas. De hecho, su ajuste es bastante difícil.

De igual modo, las personas con bruxismo, es decir, aquellas que hacen rechinar sus dientes mientras duermen por culpa del estrés o por cualquier otro motivo, tampoco deben ponerse carillas ya que estas pueden romperse y estropearse en muy poco tiempo. En este caso, siempre que el problema no sea excesivamente grave, pueden prescribirse aparatos dentales o férulas de descarga para usar durante la noche.

En cualquier caso, siempre debe ser el odontólogo, después de realizar la pertinente exploración y diagnóstico, el que debe decidir si las carillas dentales son un tratamiento adecuado o no.

Conclusiones

Ya sabes cuáles son las principales diferencias entre carillas de composite y de cerámica. Sin embargo, queremos recordarte que la decisión de ponerte un tipo u otro no va a ser tuya en la mayoría de los casos. Recuerda que debe ser el odontólogo el que te oriente y te diga cuál es el tipo que mejor se adapta a tu caso.

En definitiva, ya necesites un tipo u otro, de lo que puedes estar seguro es de que, si te pones carillas dentales, conseguirás revertir rápidamente ese problema estético que afecta a tu sonrisa y que te hace sentir incómodo. Sin lugar a dudas, se trata de una excelente opción para quienes no necesitan postizos pero sí corregir malformaciones y decoloraciones leves o graves que no pueden solucionarse por otras vías.

Esperamos haberte sido de utilidad y, si necesitas cualquier aclaración más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.