Inicio Avances Médicos y tecnológicos Realidad aumentada: el futuro de los profesionales médicos

Realidad aumentada: el futuro de los profesionales médicos

realidad aumentada
Rate this post

El concepto de realidad aumentada cada vez resulta menos extraño en nuestros días (y a pesar de que lleve descubierto desde los años setenta), pero tiende a relacionarse más con el mundo de las aplicaciones y de los videojuegos, como el famoso Pokemon Go, que con otras disciplinas. Sin embargo, su aplicación en el mundo médico y científico también está siendo muy importante, hasta el punto de que en muchas universidades las prácticas se realizan ya con este tipo de tecnología para una mayor precisión de los diagnósticos de los futuros profesionales médicos.

 

Ventajas de la realidad aumentada en el sector sanitario

  • Formación de futuros médicos y sanitarios gracias a la simulación.
  • Optimización de campañas de venta de maquinaria y marketing.
  • Posibilidad de consultas médicas a distancia.
  • Mejora de la calidad de vida de personas invidentes o con discapacidad.
  • Avance en desarrollo de nuevos fármacos.
  • Mayor precisión en operaciones quirúrgicas.
  • Tratamiento y superación de miedos y fobias, como las relacionadas con los insectos.
  • Mejora de la calidad de vida y la inserción en la sociedad de personas con autismo.
  • Ayuda a pacientes en tratamientos complejos, como los que requieren de inyección.
  • Mejora de problemas y enfermedades como el estrés, la ansiedad o la obesidad.
  • Ayuda al paciente en tratamientos de rehabilitación con indicaciones más precisas y corrección de posturas.
  • Mejora en la percepción del dolor de personas con amputaciones y miembros fantasma.
  • Diagnósticos más precoces para determinadas enfermedades, como el Alzheimer.
  • Mejora en la calidad de vida de los ancianos gracias a la teleasistencia.
  • Guías de seguimiento y motivación para pacientes con enfermedades crónicas.
  • Mayor velocidad y eficiencia en diagnósticos de accidentes de urgencias, gracias a códigos QR implantados, por ejemplo, en cascos.

 

Todas estas aplicaciones de la realidad aumentada se van incorporando poco a poco en nuestra sociedad, abriendo un mundo casi infinito de mejoras tanto a nivel de los profesionales y de la tecnología empleada en el sector sanitario, como a nivel de los propios pacientes. Y es que la tecnología permite que pueda mejorarse la calidad de vida de las personas al tiempo que se alarga, y que los diagnósticos y los tratamientos puedan ser también más precisos.

La realidad aumentada puede suponer una nueva esperanza para muchos ancianos que ya no pueden valerse por sí mismos como antaño pero desean terminar sus días en su hogar y con su ritmo de vida habitual, lo que puede conseguirse con los dispositivos de teleasistencia, que aseguran un respaldo y un apoyo cuando se necesite. Por otro lado, poder crear sistemas de apoyo a enfermos crónicos, sobre todo en casos de enfermedad infantil, puede ser un fantástico lenitivo para crecer haciendo más llevadero el tratamiento o los cuidados correspondientes.

En definitiva, la realidad aumentada supone una práctica alternativa para la mejora de nuestra salud, así como una esperanzadora nueva forma de ver el mundo.

 

Gafas y hologramas para una formación de excelencia

Los estudiantes son, sin duda, uno de los colectivos más beneficiados por la aplicación de la realidad aumentada en el sector sanitario, pues que los futuros médicos se beneficien de ello hace que se convierta a la larga en un beneficio para toda la sociedad y que revierta en diferentes panoramas de la medicina.

Hasta ahora la formación tradicional universitaria no permitía crear escenarios casi exactos a los de la vida real, por lo que había que estudiar sobre supuestos y sobre la marcha. Las nuevas tecnologías, sin embargo, permiten poder estudiar problemas y diagnósticos gracias a la simulación, y observar con detalle las estructuras y la composición del cuerpo para así conseguir entrenamientos más eficaces y el desarrollo de habilidades complejas a mayor velocidad.

Algunos centros, como el Erasmus University Medical Center (Países Bajos), ya han puesto en marcha este tipo de formación con ayuda de las Google Glass y uno de sus profesores de cirugía, que consiguió retransmitir en vivo y en directo una operación a todos sus alumnos, con todo lo que esto supone a nivel didáctico e informativo para un estudiante. En este sentido, las Glass Enterpise Edition suponen un avance con respecto a las primigenias gafas de simulación, orientadas a sectores científicos y tecnológicos y a entornos más profesionales gracias, entre otras cosas, a su mayor capacidad de almacenamiento y a un software más competente.

El uso de este tipo de gafas que incorporan la tecnología de la simulación se revela como una fantástica garantía de éxito en el aprendizaje de la medicina, al permitir visualizar el interior del cuerpo con nitidez e incluso pudiendo interactuar con él, como ocurre con el modelo de gafas de Microsoft llamado HoloLens, que ofrece la posibilidad de estudiar el cuerpo y aprender de él con ayuda de hologramas.

El precio de este tipo de gafas ronda entre los 1.500 euros, aproximadamente (para modelos de Google), y los 6.000 (para el modelo de Microsoft).